cerrar


    Questo sito è protetto da reCAPTCHA. Si applicano le norme sulla Privacy e i Termini del servizio di Google.

    Sumérjase en el corazón antiguo de Magna Grecia

    Capocolonna

    Capo Colonna es el promontorio que determina el límite occidental del Golfo de Tarento, donde una vez estuvo el templo dedicado a Hera Lacinia.

    Hasta el siglo XVI se le llamó “capo delle Colonne” (es decir, Cabo de las Columnas), porque en el lugar todavía se conservaban algunas de las múltiples columnas del templo de Hera Lacinia. Su importancia radica en la cantidad de elementos históricos que se vinculan a esta punta de tierra que se extiende sobre el mar Jónico. Lamentablemente, se utilizó como cantera de piedra labrada para el castillo, el puerto y los palacios nobles locales hasta que solo quedó una columna solitaria a la vista de los marineros, erigida entre las ruinas.

    En el promontorio también hay un santuario dedicado a la Madonna de Capocolonna. Se venera una imagen de la Virgen atribuida a San Lucas por el color oscuro de la piel del retrato. Según la tradición, la imagen fue tomada por piratas turcos durante un asedio. Estos trataron de destruirla prendiéndole fuego, pero comprobaron que no ardía. Al no haber podido quemarla, intentaron llevársela consigo, pero comprobaron horrorizados que la embarcación en la que querían transportarla no se movía, por lo que, asustados, terminaron arrojándola al mar. La imagen fue encontrada en la playa por un pescador que la guardó hasta que, cercano a la muerte, reveló su posesión. La pintura de estilo bizantino se conserva en la catedral de Crotone y, todos los años, el tercer domingo de mayo se celebra una peregrinación nocturna que sube al santuario de Capocolonna para conmemorar el milagro.

    Junto al santuario se encuentra la torre de la Nao, que data del siglo XVI.